Miércoles, 25 de Noviembre de 2020
 
Auditoría de calidad del aire comprimido de Beko Technologies
 
BEKO TECHNOLOGIES | Desde hace tres años, la compañía ofrece el servicio de auditoría de calidad del aire comprimido de los valores de la ISO 8573:2010-1.
 

 

La auditoría de calidad del aire comprimido de Beko Technologies ayuda a las empresas a mejorar notablemente sus sistemas productivos y a proteger la calidad de su producto, puesto que muestra los valores exactos en partículas, humedad y aceite residual del aire comprimido.

 

A lo largo de estos años en Beko Technologies han recopilado numerosos casos de auditorías de calidad del aire comprimido. He aquí algunos casos que demuestran los beneficios de auditar la instalación y la calidad del aire comprimido.

 

Una empresa cárnica deseaba certificar la calidad que creía que tenía, sin embargo, en la auditoría se detectó el mal funcionamiento de un secador de adsorción y que la calidad era inadecuada. Se reparó el secador de adsorción y se midió de nuevo, y esta vez sí pudo certificar su calidad. Gracias a la auditoría han podido corregir los problemas existentes, evitar daños en la producción y obtener la certificación de que trabajan con el aire de la calidad que su producto necesita.

 

Una empresa de bollería tenía un contrato sobre la mesa que le exigía un aire calidad 2 :2 :1. Gracias a la auditoría pudo conocer la calidad real del aire que utilizaba, que resultó de peor calidad que el esperado. Se realizaron las mejoras pertinentes en la instalación y de nuevo se auditó. Esta segunda auditoría le permitió demostrar a su cliente que tenía la calidad adecuada para fabricar los productos con total confianza.

 

Una empresa de caramelos solicitó una auditoría, puesto que el aire tenía contacto con el producto en diversos puntos de la producción y querían asegurarse de que tuviera la calidad adecuada. Durante la auditoria se detectó el mal funcionamiento de las purgas del condensado, así como una instalación incorrecta en el orden de los filtros, lo que provocaba un aire de baja calidad. Se realizó un estudio de mejora del tratamiento que permitiera alcanzar la calidad necesaria. Tras las mejoras, se realizó otra auditoría que confirmó la validez de la solución aplicada.

 

Una empresa de alimentos infantiles tenía un requerimiento de calidad para el aire comprimido proveniente de su grupo matriz. La auditoría demostró que la calidad del aire de producción era superior a la calidad requerida. Esto repercutió en una mayor confianza por parte del equipo de calidad en el proceso productivo.

 

Una empresa tenía problemas productivos con una máquina que tiene sensores ópticos. Se realizó una medición justo antes de la entrada de la máquina y mostró que el punto de rocío era elevado. También se midió tras el secador, donde el punto de rocío era correcto. Tras una revisión exhaustiva de la instalación, el cliente encontró condensado en diversos puntos de la tubería, este condensado humedecía el aire comprimido y en consecuencia afectaba a la producción.

 

Cada vez más empresas ven la utilidad de que un especialista audite la calidad del aire comprimido. Se aseguran de que no es una fuente de contaminación, se evitan problemas productivos y tienen la conformidad de que el sistema de tratamiento funciona adecuadamente. Muchas ventajas para un único servicio.