Sábado, 21 de Mayo de 2022
 
CEPYME pide prudencia para 2022
 
CEPYME | La Confederación pide prudencia por la menor intensidad en la recuperación prevista para 2022 y por el fuerte incremento de costes para las empresas.
 

 

Los datos de paro y de afiliación del mes de diciembre confirman el buen comportamiento del empleo, aunque deben ser valorados con prudencia, ya que el ritmo de recuperación de la economía no está siendo el esperado y son muchas las incertidumbres que aún se ciernen sobre la actividad productiva.

 

La Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) alerta de que las empresas no han recuperado aún su actividad normal y de que la sexta ola de la COVID-19 está frenando el consumo y la actividad económica. Asimismo, están sufriendo importantes incrementos de sus costes por la evolución de los precios energéticos y de las materias primas, lo que condiciona la recuperación y la creación de empleo y pone en riesgo la supervivencia de muchas empresas, especialmente las pymes, ya muy afectadas por los casi dos años de crisis.

 

El comportamiento del mercado laboral en el mes de diciembre deja un incremento de la afiliación de 72.553 cotizantes y una caída del paro de 76.782 personas. De esta forma, la Seguridad Social cierra el año con 19.824.911 afiliados, de los que 102.548 están en situación de ERTE, y el paro se sitúa en 3.105.905 personas, una cifra todavía muy elevada.

 

Con estos datos, el panorama laboral vuelve a la situación prepandemia, si bien persisten riesgos e incertidumbres que pueden condicionar su consolidación futura, especialmente los derivados de los incrementos de los costes de las empresas, la baja productividad y la menor actividad económica. El menor impulso de la recuperación de la economía española en 2022, junto con la incertidumbre y los riesgos a la baja existentes, hacen necesario mantener la cautela acerca de la evolución futura del mercado laboral.

 

CEPYME insiste en la necesidad de que se intensifique el impulso a la actividad productiva en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y de que los fondos europeos lleguen de manera efectiva a las empresas, especialmente a las pymes, cuya situación, en muchos casos, sigue siendo complicada.