Quantcast
Domingo, 25 de Febrero de 2024
 
Reducción del riesgo del aire comprimido con tecnologías exentas de aceite
 
COMPAIR | La tecnología exenta de aceite ofrece muchas ventajas que pueden ayudar a los gestores energéticos a ahorrar costes y mejorar la eficiencia operativa.
 

 

Las aplicaciones higiénicas, como el entorno de fabricación de productos farmacéuticos, los sectores de alimentación y bebidas y los entornos electrónicos y de automoción sensibles, exigen niveles cada vez mayores de pureza del aire de los sistemas de aire comprimido.

 

En muchos de estos procesos, el aire comprimido entrará en contacto directo con los productos y pueden producirse graves consecuencias si el aire se contamina con aceite u otras partículas. Sin embargo, según el Dr. David Bruchof, director de producto de compresores exentos de aceite de CompAir, parte de Ingersoll Rand, la inversión en tecnologías de compresores exentos de aceite, como los modelos Ultima, serie D o serie DX de la empresa, combinada con la recuperación inteligente del calor, puede dar pronto sus frutos.

 

Sin aceite para reducir la contaminación

 

La tecnología exenta de aceite ofrece muchas ventajas que pueden ayudar a los gestores energéticos a ahorrar costes y mejorar la eficiencia operativa. Se reducen los costes de toda la vida útil, ya que las empresas pueden ahorrarse el coste de la sustitución del aceite. A diferencia de los sistemas lubricados con aceite, que requieren intervalos de cambio de aceite durante toda su vida útil, tampoco es necesario adquirir equipos que limpien y separen el aceite del aire, como separadores de aceite, equipos de filtración y tratamiento de condensados.

 

Los productos de la gama CompAir ofrecen un rendimiento 100 % exento de aceite, con opciones de velocidad fija o regulada y modelos refrigerados por aire y por agua, incluidos:

 

  • Modelos D15 (RS) a D37H de una etapa, con inyección de agua, de 37 a 75 kW.
  • Modelos Ultima U75 a U160 de dos etapas, refrigerados por agua y aire, de 75 a 160 kW.
  • Modelos de dos etapas D37 (RS) a D160 (RD) de 37 a 160 kW.
  • Modelos de dos etapas DX200 (RS) a DX255 (RS) de 200 a 355 kW.

 

Gama de 37 a 75 kW de la serie D

 

La gama abarca modelos refrigerados por aire y agua de 37 a 75 kW y está disponible tanto en velocidad fija como regulada (RS), ofreciendo fiabilidad, eficiencia dinámica, menores costes de funcionamiento y aire comprimido exento de aceite de alta calidad.

 

No se utiliza aceite en los elementos de compresión, ni para sellar o lubricar los rotores, ni para refrigerar directamente el proceso de compresión, lo que reduce el riesgo de costosos tiempos de inactividad y productos contaminados.

 

Gama CompAir Ultima

 

El compresor CompAir Ultima se ha diseñado con dos motores magnéticos permanentes de alta eficiencia que sustituyen al diseño tradicional de caja de engranajes. Estos pueden alcanzar velocidades de hasta 22.000 RPM y eficiencias superiores a IE4, que accionan directamente el bloque compresor sin necesidad de caja de engranajes.

 

Mientras que los modelos convencionales lubricados por aceite siguen utilizando aceite para lubricar y refrigerar tanto los motores como los bloques compresores del sistema, Ultima utiliza agua en un circuito cerrado. Esto permite una mayor transferencia de calor y eficiencia de refrigeración, además de garantizar que se utilice la menor cantidad posible de aceite en el sistema para asegurar la pureza del aire.

 

También está disponible una variante refrigerada por aire, lanzada recientemente; se trata del primer compresor exento de aceite refrigerado por aire que ofrece recuperación de calor para el agua de proceso. Se puede recuperar hasta el 98% del calor generado durante la compresión, con lo que se consigue un ahorro de costes de aproximadamente 80.000 € en comparación con los modelos de la competencia más cercanos.

 

Modelos de la gama D37 (RS) a D160 (RD)

 

Los modelos de la gama D37 (RS) a D160 (RD) ofrecen una compresión 100% exenta de aceite y un rendimiento robusto gracias a un revestimiento duro y duradero de los rotores y las piezas de la carcasa. Un motor IE3 u opcionalmente IE4, garantiza la eficiencia, mientras que la refrigeración por aire ayuda a reducir los niveles de ruido y las pérdidas de presión.

 

Para ayudar a los operarios a optimizar el rendimiento energético, todos los modelos incorporan el controlador de pantalla táctil Delcos XL, que ofrece una visión completa de todos los parámetros del compresor y de las posibilidades de reducir el coste anual de propiedad.

 

Modelos de la gama DX200 (RS) a DX255 (RS)

 

Los modelos de la gama DX200 (RS) a DX255 (RS) incorporan un bloque compresor de última generación que ofrece una eficiencia significativamente mejorada y el mejor caudal de aire de su clase. Las variantes premium e, con sus unidades de compresión refrigeradas por agua, permiten un ahorro energético aún mayor.

 

La gama proporciona hasta un 8% más de caudal en comparación con los estándares del sector, con hasta un 7% de reducción de energía en las unidades de velocidad fija y hasta un 8% en los modelos de velocidad regulada. Los controladores de la serie Xe ofrecen un mayor control y funcionalidad a través de una interfaz de usuario intuitiva y proporcionan acceso remoto con cualquier navegador web común y corriente. Los modelos de velocidad variable pueden secuenciar hasta cuatro compresores sin hardware adicional para aumentar la eficiencia y estabilizar la presión.

 

Aprovechar otras oportunidades

 

En un momento en que muchas empresas se enfrentan a ambiciosos objetivos de sostenibilidad, optar por una solución exenta de aceite es la opción más respetuosa con el medio ambiente, ya que contribuye a las credenciales ecológicas de las instalaciones.

 

Por ejemplo, la recuperación de calor ofrece más posibilidades de ahorrar dinero y aumentar la eficiencia. Alrededor del 94% de la energía necesaria para hacer funcionar un compresor se convierte en calor, pero si se utilizan las opciones de recuperación de calor de CompAir, esta energía, que de otro modo se desperdiciaría, puede recuperarse fácilmente.

 

Las empresas consumen mucha energía y dinero para generar agua caliente de proceso, calentar espacios o precalentar agua para generar vapor. Con las opciones de recuperación de calor de CompAir, este calor residual puede reutilizarse para generar agua caliente de hasta 85 °C, que puede emplearse como calor de proceso en operaciones de fabricación, por ejemplo. Con una amplia gama de opciones de adaptación y sin impacto en el suministro de aire comprimido, las empresas pueden llegar a amortizar la inversión en menos de un año.