Lunes, 19 de Octubre de 2020
 
Sistemas de aire comprimido con piezas originales, garantía de máxima eficiencia
 
BOGE | Solo el uso de componentes originales comprobados y homologados por el fabricante garantiza un funcionamiento óptimo del sistema de aire comprimido.
 

 

Para lograr los intervalos de mantenimiento predeterminados por el fabricante y aumentar la vida útil y la fiabilidad de los sistemas de aire comprimido es indispensable el uso de componentes originales homologados por el fabricante. De este modo, el consumo de energía también se mantiene en un nivel bajo y constante. Hay que tener en cuenta que los costes energéticos representan aproximadamente una cuarta parte de los costes totales de todo el ciclo de vida de un compresor.

 

La adquisición, el mantenimiento y las piezas de repuesto para un sistema de aire comprimido apenas repercuten económicamente en comparación con sus costes energéticos. Según BOGE Compresores, la eficiencia energética es la máxima prioridad, pues solo está garantizada si todos los componentes están perfectamente sintonizados entre sí y se sustituyen o someten a mantenimiento de forma periódica.

 

Cuando las piezas de repuesto y de desgaste no cumplen las especificaciones del fabricante, aumenta el consumo de energía, disminuye el caudal e incluso se pueden dañar los equipos.

 

Los aceites de los compresores lubricados desempeñan funciones muy importantes, refrigeran los componentes del condensador, obturan la ranura entre los motores o los pistones y los cilindros, eliminan los depósitos y lubrican los componentes para reducir el desgaste.

 

Los usuarios deben respetar los intervalos de cambio recomendados por el fabricante, que variarán en función del tipo de aceite y de las condiciones del entorno. De no ser así, es posible que se acumulen depósitos de lodo de aceite o que se forme óxido y, con ello, corrosión, lo que a su vez puede obstruir los filtros y las válvulas.

 

También influyen la calidad del material filtrante y la sustitución periódica. El filtro de aceite elimina las partículas de suciedad y los restos de fricción que ha absorbido el aceite. Si está colmatado a causa de una suciedad excesiva, la válvula de derivación se abre para alimentar la etapa de compactación con más aceite, dejando pasar a su vez partículas perjudiciales para el circuito de aceite.

 

Una buena selección del material filtrante también es un elemento decisivo en el separador de aceite. Si el material filtrante es demasiado espeso, cuando la tasa de separación es muy alta, también aumentan las pérdidas de carga. Una presión diferencial adicional de 1 bar se traduce en un aumento del 6 % en los costes energéticos. Si, por el contrario, el material filtrante es demasiado delgado, la separación es muy débil y la transferencia de aceite hacia la red de aire comprimido es demasiado alta.

 

El filtro de aire del sistema de aire comprimido mantiene las partículas, los polvos y el polen del aire ambiente alejados del condensador, donde podría causar daños en los motores y los rodamientos, entre otros. Las piezas originales con material filtrante de alta calidad absorben gran cantidad de suciedad y poseen una presión diferencial baja y constante, gracias a que, en el filtro de aspiración, una presión diferencial de 0,1 bar disminuye el caudal del compresor en hasta un 8 %.