Martes, 19 de Octubre de 2021
 
TSK construirá una de las centrales de biomasa más grandes de África
 
TSK | El proyecto, que comenzará el próximo mes de septiembre y supone una inversión de 156 millones de euros, permitirá a Costa de Marfil reducir sus emisiones de dióxido de carbono.
 

 

Meridiam y Biokala, a través de su empresa conjunta BIOVEA Energie, han adjudicado a TSK un nuevo proyecto en Costa de Marfil para la construcción de una planta de biomasa de 46 MW situada en Aboisso, que será la mayor planta de África Occidental alimentada con residuos de explotaciones agrícolas de palma, y generará electricidad suficiente para abastecer a 1,7 millones de personas.

 

El objetivo de este proyecto es apoyar al sector agroindustrial de Costa de Marfil y contribuir a los objetivos fijados por el país en el momento de la COP21. A lo largo de la duración del contrato de concesión, esta central de biomasa.

 

El combustible de biomasa procede de los residuos de las hojas de las palmeras cultivadas localmente y contribuye a la lucha contra la deforestación y a la agricultura extensiva, promoviendo las buenas prácticas agrícolas y el aumento del rendimiento de los cultivos. El proyecto Biovéa es replicable y constituye una fuente de economía circular, con impactos positivos en el sector agrícola, incluyendo la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones rurales y unos ingresos adicionales de hasta el 20% anual para cerca de 12 000 agricultores. Los agricultores también se beneficiarán del suministro de cenizas de combustión que se utilizarán como abono natural.

 

Se estima que se crearán al menos 500 puestos de trabajo durante la ejecución de la planta, y otros 1000 empleos locales equivalentes a tiempo completo durante el tiempo de operación de la misma.

 

TSK aplicará en este proyecto los estándares más altos en cuanto a seguridad y salud, lo cual repercutirá de forma directa en el resto de empresas subcontratadas, creando entornos de trabajo más seguros.

 

Este proyecto refuerza la presencia de TSK en África y contribuye directamente a la consecución de determinados objetivos de desarrollo sostenible (ODS) especificados por las Naciones Unidas.