Viernes, 24 de Mayo de 2019
 
Veolia potencia el uso de la energía renovable en la refrigeración industrial con Hycool
 
VEOLIA | Con la primera aplicación del sistema Hycool, se espera reducir el consumo energético alrededor de un 75% y aumentar la eficiencia en un 25% en los entornos de aplicación.
 

 

Veolia ha anunciado su participación en el proyecto Hycool, una innovadora iniciativa de I+D cofinanciada por la Unión Europea dentro del programa Horizon 2020. El proyecto, liderado por Veolia Serveis Catalunya junto a otros 16 partners de seis países europeos, tiene como objetivo la validación de un sistema de generación de frío industrial y vapor a partir de paneles solares de alta temperatura. Hycool, que se inició en mayo de 2018 y tendrá una duración de tres años, cuenta con un presupuesto de 7,7 millones de euros y se probará en dos plantas industriales de Cataluña.

 

Una de las industrias que va a beneficiarse de las ventajas de este sistema es el sector alimentario, que está incrementando, cada vez más, su demanda de refrigeración en los procesos de producción y conservación de productos. Esta situación supone un reto para la industria, ya que un mayor consumo de energía puede suponer un aumento de sus emisiones de gases de efecto invernadero, contribuyendo al calentamiento global de la atmósfera.

 

Para hacer frente a las necesidades del sector y, al mismo tiempo, minimizar su impacto medioambiental, nace este proyecto, cuyo objetivo es maximizar el uso de sistemas de energía renovable en la refrigeración industrial, concretamente el uso del calor solar en los procesos industriales.

 

El sistema de enfriamiento de Hycool a través de energía solar térmica cuenta con dos componentes clave, los colectores y las bombas híbridas. Una de las ventajas que ofrece es su mayor flexibilidad y su capacidad de adaptación a distintos entornos gracias a sus bombas híbridas, que permiten trabajar con electricidad convencional de red o mediante sistemas renovables como la energía solar. Otras aplicaciones que puede tener el sistema son la generación de vapor o el uso en agua caliente sanitaria como sistemas de disipación del calor generado en los meses de mayor generación de calor o nuevos procesos.

 

El objetivo de la refrigeración requerida en la industria alimentaria es la reducción de los cambios bioquímicos y microbiológicos en los alimentos. Esta permite, por un lado, incrementar el tiempo de vida de los productos frescos o de los alimentos procesados y, por otro, mantener cierta temperatura durante el procesado, como sería el caso de los procesos de fermentación.

 

Dentro del sector de la alimentación, son múltiples los procesos que requieren de sistemas de refrigeración, tal y como ocurre en el sector cervecero con la fermentación o en la industria láctea durante la pasteurización de la leche. Para estos procesos, las temperaturas de consigna son variables, tal y como ocurre con los sistemas de refrigeración por evaporación o refrigeración indirecta, utilizados en el mercado. La diferencia de Hycool es que el sistema puede alcanzar temperaturas de hasta 5ºC o -10ºC, por lo que se puede adaptar en prácticamente todos los procesos de la industria alimentaria.

 

Con la aplicación del sistema Hycool se espera reducir el consumo energético alrededor de un 75% y aumentar la eficiencia en un 25% en los entornos de aplicación. La primera empresa del sector de alimentación que va a testear este nuevo sistema será Bo de Debò, ubicada en Sant Vicenç de Castellet (Barcelona). Su actividad se centra en la preparación de platos precocinados de alta calidad, lo que requiere la utilización de frío en sus procesos de conservación de materias primas y productos finales (entre 0 y 4ºC) y en las zonas de producción y entrega (entre 8 y 12ºC). La compañía, que cuenta con una superficie de campo solar de 400 m2, recibirá una implantación personalizada acorde a sus necesidades.

 

La apuesta de Veolia por la promoción de este tipo de proyectos demuestra la voluntad de la compañía por la innovación y la búsqueda constante de soluciones medioambientalmente sostenibles, basadas en las energías renovables. La implementación del proyecto Hycool es un ejemplo de cómo la colaboración entre Administración y tejido empresarial puede dar lugar a iniciativas que no solo supongan una mejora en los resultados de consumo energético de las compañías, sino también en su impacto en el medio ambiente.