inicio
 
    
 

   SUSCRIPCIÓN GRATUITA   

 

 CONTACTO    

  

Twitter  Facebook  Linkedin    Lunes, 20 de mayo de 2019
Actualidad

Nuevas unidades de recuperación de energía de Ingersoll Rand

INGERSOLL RAND | Las nuevas unidades pueden recuperar más del 80% de la energía utilizada por los compresores, ayudar a descarbonizar la calefacción e incrementar la sostenibilidad de las plantas.
16 mayo 2019
Ingersoll Rand - mundocompresor.com
Noticias relacionadas

 

Las plantas de fabricación que utilizan soluciones de aire comprimido exentas de aceite, como las de los sectores farmacéutico, de alimentación y bebidas, químico y de automoción, pueden reducir su huella medioambiental y lograr sus objetivos con respecto al cumplimiento de la norma ISO 50001 en materia de gestión de la energía con las nuevas unidades de recuperación de energía (ERU) de Ingersoll Rand.

 

Las nuevas soluciones orientadas a la sostenibilidad funcionan con compresores exentos de aceite que transfieren el calor generado durante el proceso de compresión al agua caliente, que los clientes pueden utilizar en los procesos industriales o para calentar los distintos espacios de las plantas.

 

Las nuevas soluciones de recuperación de energía de Ingersoll Rand pueden recuperar y reutilizar más del 80% de la energía utilizada por el compresor sin que ello afecte a la fiabilidad o al rendimiento del suministro de aire comprimido. Esto se traduce en un ahorro de energía significativo para la planta de fabricación y en menores emisiones de CO2 en las instalaciones gracias a la reutilización del calor recuperado de los compresores, en lugar de calefacción basada en combustibles fósiles.

 

En una planta de alimentos y bebidas de los Países Bajos que utiliza un sistema de aire comprimido equipado con la unidad de recuperación de energía de Ingersoll Rand, el cliente pudo recuperar el 70% de los 320 kilovatios (kW) utilizados por los compresores. En el caso de que las instalaciones pasen de una solución que utiliza combustibles fósiles a utilizar la energía recuperada de los compresores para la calefacción, supondría una emisión de unas 208 toneladas de CO2 menos a la atmósfera.

 

“Las nuevas unidades de recuperación de energía responden a las necesidades de nuestros clientes, que precisan nuevas formas de incrementar el rendimiento energético y reducir el impacto medioambiental de sus operaciones mientras mantienen el rendimiento y la fiabilidad de sus sistemas en los niveles más altos”, explicó Boris Takov, Responsable de marketing de la división Compression Technologies and Services de servicios y tecnologías de compresión de Ingersoll Rand en Europa. “Con este nuevo producto, subimos el listón en materia de fiabilidad y rendimiento energético sin sacrificar uno de los factores para lograr el otro. El potencial de ahorro energético de esta solución viene acompañado por el impacto que puede tener en la descarbonización y en la reducción de la utilización de combustibles fósiles para la calefacción”.

 

Algunas características de las nuevas unidades de recuperación de energía son:

 

  • Solución “enchufar y listo” que puede instalarse in situ en un compresor existente de Ingersoll Rand o comprarse como una unidad completa.
  • Una única unidad de recuperación de energía puede funcionar con hasta 4 compresores.
  • Enfriador por corriente de aire que permite a los clientes sin agua de reserva disponer de una instalación prácticamente refrigerada por aire.
  • Supervisión continua y en tiempo real del ahorro energético y de la energía total recuperada que ayuda a los clientes a lograr sus objetivos con respecto al cumplimiento de la norma ISO 50001 en materia de gestión de la energía.

 

Compromiso climático de Ingersoll Rand

 

En 2014, como parte de sus objetivos en materia de sostenibilidad para 2020, Ingersoll Rand estableció un compromiso climático para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de sus productos y operaciones para 2020. De acuerdo con dicho compromiso climático, Ingersoll Rand se comprometió a lo siguiente:

 

  • Una reducción del 50% de la huella de gases de efecto invernadero del refrigerante de sus productos para el año 2020 y la incorporación de alternativas con un menor potencial de calentamiento atmosférico en toda su cartera de soluciones para 2030.

 

  • Una inversión de 500 millones de dólares en la investigación y el desarrollo de productos durante los próximos cinco años para financiar la reducción a largo plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

  • Una reducción del 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con las operaciones de la compañía para 2020, un objetivo que ya se ha alcanzado dos años antes de lo planificado.

 

Desde entonces, la compañía:

 

  • Ha evitado 21 millones de toneladas métricas de CO2e de nuestros clientes, lo que equivale a retirar del servicio 3,7 centrales térmicas de carbón.
  • Ha reducido las emisiones de sus propias operaciones en un 54%, por lo que ha logrado su compromiso climático relativo a las operaciones con dos años de antelación.
  • Ha reducido su intensidad energética en un 22%.

 

 

 

  Votar:  
Resultado: 0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos0 puntos   0 Votos