inicio
 
    
 

   SUSCRIPCIÓN GRATUITA   

 

 CONTACTO    

  

Twitter  Facebook  Linkedin    Lunes, 17 de junio de 2019
Actualidad

Solución ecológica de contenedores para silos de cereales, de BOGE

BOGE COMPRESORES | Con BLUEprotect, se obtiene nitrógeno del aire ambiente para desplazar el oxígeno del silo y privar a los parásitos y los hongos de su medio de subsistencia.
21 enero 2019
Boge Compresores - mundocompresor.com
Noticias relacionadas

 

El número de personas que mueren de hambre en todo el mundo aumenta año tras año. Al mismo tiempo, una gran cantidad de cereales se estropean en su camino hacia el consumidor. Sobre todo en las regiones más pobres del mundo, las mayores pérdidas se producen poco después de recoger la cosecha.

 

Con el objetivo de proteger mejor los cereales contra los posibles parásitos, BOGE, especialista en aire comprimido, ha desarrollado un método tan sencillo como eficaz.

 

Con BLUEprotect, BOGE obtiene nitrógeno del aire ambiente para desplazar el oxígeno del silo y privar a los parásitos y los hongos de su medio de subsistencia. El método no necesita productos químicos y, en consecuencia, es inocuo para los alimentos y respetuoso con el medio ambiente, por lo que resulta apto, por ejemplo para productos de cultivos biológicos y proveedores de fábricas cerveceras.

 

Gorgojos, hongos, parásitos, ratas y ratones. Una gran parte de los cereales que se almacenan en todo el mundo se convierten en víctimas de parásitos y de las llamadas pérdidas por evaporación. El oxígeno desempeña en este caso un papel fundamental. Si no hay oxígeno, las pérdidas de producto almacenado se reducen al mínimo.

 

BLUEprotect se basa en este sencillo principio. BOGE introduce una mezcla de gases formada por nitrógeno casi puro que contiene como máximo un 1% de oxígeno. Allí, el nitrógeno desplaza el oxígeno y, con ello, priva a los parásitos y hongos de su medio de subsistencia. Al mismo tiempo, las pérdidas por evaporación se reducen al mínimo, por lo que también disminuye el riesgo de fuegos abiertos.

 

Para BLUEprotect, BOGE toma el nitrógeno del aire ambiente. Cerca del silo, un compresor genera aire comprimido. Éste llega a través de un secador y un filtro combinado hasta un filtro de membrana que separa el nitrógeno (N2) del oxígeno (O2) y lo conduce hasta el silo. Como componente principal del aire respirable, el nitrógeno se encuentra disponible de forma ilimitada y es totalmente inocuo para los alimentos. Además, después de su uso, el aire ambiente vuelve a absorber el nitrógeno.

 

Esto convierte a BLUEprotect en un método perfecto para combatir los parásitos siempre que el uso de productos químicos no está permitido o no es deseable, como en los cultivos ecológicos o en la cadena de suministro de las fábricas cerveceras. Y, es que, por ejemplo, las malterías deben asegurarse de que en la cebada no queden restos químicos que más tarde puedan llegar a la cerveza junto con la malta y ejercer su efecto durante la fermentación.

 

Para los usuarios, el proceso se desarrolla de forma tremendamente sencilla. BOGE dispone todos los componentes en un contenedor, por lo que BLUEprotect puede utilizarse en el espacio de forma flexible, sin necesidad de conocimientos previos especiales y para diferentes tipos de silo. Para determinar en primer lugar la cantidad de nitrógeno que se necesita, BOGE analiza el estado inicial junto con el cliente.

 

La condición fundamental es un silo suficientemente hermético. Para comprobarlo y si el cliente así lo desea, para el funcionamiento de prueba, BOGE ofrece un contenedor de alquiler que permite establecer la estanqueidad del silo después de tan solo unos días.

 

 

  Votar:  
Resultado: 4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos4 puntos   1 Voto