Quantcast
inicio
Twitter  Facebook  Linkedin    Domingo, 25 de febrero de 2024
Actualidad
Imprimir

Cómo hacer el mantenimiento de un compresor

Claves para el mantenimiento preventivo de un compresor de aire comprimido.

 

Para el buen funcionamiento de un compresor, como para cualquier máquina industrial, es importante realizar los mantenimientos necesarios en los periodos indicados por el fabricante.

 

Un buen plan de mantenimiento preventivo es vital para el funcionamiento del compresor de aire, pero también hay que ser conscientes de que un compresor mal mantenido o mal reparado puede ser una máquina peligrosa. El primer consejo sobre el mantenimiento de un compresor es que la persona que realice el mantenimiento debe tener los conocimientos necesarios para evitar un accidente y no averiar el equipo. Por eso es recomendable que siempre que no se tengan los conocimientos técnicos adecuados, se solicite el mantenimiento directamente al fabricante o a un servicio oficial de la marca.

 

 

Claves para el mantenimiento de un compresor de aire

 

Una de las claves para lograr que los compresores de aire tengan una larga vida es seguir un estricto plan de mantenimiento. A continuación, se detallan algunos consejos:

 

1 – Aviso en el control. Los compresores más modernos llevan controladores electrónicos donde se incluyen señales de advertencia de todo tipo. Una de las más frecuentes es la del aviso de que al compresor le corresponde hacer el mantenimiento. No cumplir con ese plan de mantenimiento puede provocar averías en el equipo.

 

2 – Cambio de aceite. Independientemente de si se trata de un compresor de pistón, de tornillo o de otras tecnologías, el aceite de lubricación, sellado o refrigeración tiene una vida limitada y debe ser cambiado periódicamente, según indique el manual del fabricante. 

 

3 – Cambio de filtros. Todos los compresores llevan diferentes filtros en su interior: para el aire aspirado, para el aceite de lubricación, para realizar la separación coalescente entre el aire comprimido y el aceite, filtros de cabina, del sistema de control, etc. Todos ellos deberán ser cambiados según el plan de mantenimiento.

 

4 – Cambio de correas. En los compresores con la transmisión por correas y poleas, se deben realizar cambios periódicos de las correas según se indique en el manual o cuando se observan deslizamientos, aumento de la temperatura o el clásico olor a quemado. 

 

5 – Rodamientos. Este tipo de mantenimiento se realiza después de largos periodos de trabajo. Dependiendo del tipo de compresor y de la intensidad del trabajo que realice, el cambio de rodamientos será necesario en un periodo diferente. En cualquier caso, no suele ser un mantenimiento anual, salvo excepciones.

 

6 – Cambio del kit de válvulas. Es un cambio habitual en los compresores de pistón y suele estar recogido en los manuales.

 

7 – Válvula termostática. Cuando lo recomiende el manual del fabricante o cuando se observen problemas de aumento de la temperatura no debidos a problemas en el radiador.

 

8 – Cambio del tornillo o cabezal. En todos los compresores, las unidades de compresión tienen un desgaste. Según sea mayor o menor el mantenimiento que se realiza sobre el equipo, ese desgaste será mayor o menor también. No es un mantenimiento anual, pero con periodos de funcionamiento 24/7, puede ser necesario el cambio de la unidad compresora o su reparación cada 4 ó 5 años. Consultar con el fabricante.

 

9 – Motores. Son los grandes olvidados. El motor debe ser revisado y mantenido periódicamente. Es normal un cambio de rodamientos pero lo que se debe vigilar es el engrase de estos. En algunos motores que no llevan rodamientos encapsulados se deberá añadir grasa periódicamente.

 

10 – Limpieza. La limpieza del compresor es vital para alargar su vida útil y evitar averías. Un ejemplo clásico es la limpieza de radiadores. Si se trabaja con radiadores sucios se incrementa la temperatura del aire comprimido y del aceite, provocando que el compresor se pare o se genere una avería.

 

 

10 consejos para el mantenimiento preventivo de un compresor de aire

 

El mantenimiento preventivo es vital para el funcionamiento del compresor y su nivel dependerá de lo clave que sea dentro del proceso. Pero en cualquier nivel de exigencia será necesario un mínimo de control y verificación que asegure el funcionamiento del equipo. A continuación, se detallan algunos consejos:

 

1 – Verificar el estado del compresor diariamente.

2 – Revisar el panel de control y el estado de alarmas.

3 – Inspeccionar si se observan fugas de aceite, condensación o aire comprimido.

4 – Verificar que el compresor no tiene vibraciones extrañas.

5 – Revisar periódicamente que los purgadores funcionan correctamente.

6 – Controlar los aumentos de temperatura en el aire comprimido o en el aceite de lubricación.

7 – Verificar los niveles de lubricante.

8 – Comprobar con una pinza amperimétrica que los consumos están dentro de los parámetros del fabricante.

9 – Verificar el estado de limpieza del compresor.

10 – Revisar el estado de equipos auxiliares como secadores, filtros, purgas, etc.

 

 

¿Cuánto cuesta el mantenimiento de un compresor?

 

La pregunta correcta debería ser ¿Cuánto cuesta no mantener un compresor? En muchas empresas existe la preocupación inmediata sobre la valoración del coste de mantenimiento de un compresor. Suele ser una pregunta frecuente a la hora de comprar un nuevo compresor. Y está bien hecha, porque es lógico valorar el equipo que se adquiere no solo por lo que cuesta en el momento de comprarlo, sino por lo que va a costar su mantenimiento.

 

Pero, siendo una pregunta lógica en el momento de la compra, deja de serlo una vez comprado el compresor. Tratar de ahorrar en el mantenimiento es un error. Un buen plan de mantenimiento preventivo ahorrará mucho dinero y beneficiará al desarrollo de la actividad de la empresa.

 
  • Reducción de los costes de energía: el compresor siempre estará en su mejor punto de eficiencia.
  • Reducción de las pérdidas de producción al evitar las paradas inesperadas por averías y tiempos muertos con la fabricación parada.
  • Reducción de los gastos en mantenimiento: un plan de mantenimiento preventivo evita costosas reparaciones.
  • Aumento del periodo de vida del compresor al evitar el riesgo de una avería irreparable.

 

 

Consejo importante

 

Antes de intervenir en cualquier compresor tener en cuenta:

 

  • Que se tienen los suficientes conocimientos sobre el equipo, mecánica y electricidad.
  • Leer atentamente el manual del fabricante.
  • Que el compresor está parado y, en el caso de ser eléctrico, desconectado de la red.
  • Que, tanto el compresor, como depósitos, tuberías o cualquier accesorio que se vaya a manipular están totalmente despresurizados.
  • Usar EPI´ s de protección adecuados.
  • Ante cualquier duda, ponerse en contacto con el fabricante o cualquier servicio oficial.

 

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   2 Votos