inicio
Google+  Twitter  Linkedin    Domingo, 23 de julio de 2017
Actualidad

Advertencia sobre la ISO 8573-1 Clase 0 y su interpretación

Los altos estándares de calidad que hoy en día exige la industria española propiciaron el nacimiento de la norma ISO 8573-1 Clase 0.
ISO 8573-1 Clase 0 - mundocompresor.com

 

En general, la norma ISO 8573-1 regula el nivel máximo de contaminantes en el aire comprimido, en lo referido a la cantidad de humedad, partículas y residual de aceite. 

 

 ISO 8573-1 Clase 0

 

La Clase 0 es la más exigente de todas, al requerir una exención de aceite en el aire comprimido cercana al 100%.


Por esta razón, todos los fabricantes de compresores exentos de aceite han intentado conseguir dicha certificación. Con este documento, cualquier usuario de compresores puede tener la garantía de que la tecnología del compresor certificado ISO Clase 0, le permitirá obtener aire comprimido de gran calidad y exento de aceite.


En líneas generales, lo descrito anteriormente es correcto, pero no al 100%. El certificado ISO 8573-1 Clase 0 solo indica que el compresor analizado dispone de un elemento de compresión capaz de producir aire comprimido exento de aceite, porque con su diseño no lo contamina. Lo que no garantiza es que en el citado aire comprimido no exista aceite.

 

La aparición de aceite residual en el aire comprimido no tiene que provenir necesariamente del compresor, puede proceder del aire ambiente de donde el compresor aspira. También puede proceder del propio compresor, debido a una avería en el sistema de sellado.

 

 

En general, se entiende como compresor exento de aceite aquel que no tiene aceite en el interior del elemento compresor, sea un pistón, un rotativo de tornillo, rotativo de paletas o centrífugo. Pero la mayoría de estos compresores necesitan lubricar rodamientos o engranajes para su correcto funcionamiento, lo que podría provocar una contaminación por avería del sistema de sellado y separación.


Para solucionar este problema, los fabricantes también han encontrado soluciones técnicas. Existen compresores que no emplean aceite como lubricante sino agua. También están disponibles en el mercado unos equipos convertidores que neutralizan el aceite por catálisis, transformándolo en CO2 y agua.


Evidentemente, cuanto más sofisticados sean los equipos, más caros resultarán, aunque el último sistema comentado tiene unos costos bastante razonables.


Otra tecnología aplicada a caudales de más de 10 m3/min, es la de compresores exentos de aceite, de diseño centrífugo con rodamientos magnéticos o del tipo "Air Foil". Estos equipos no llevan ningún elemento en su interior que requiera lubricación por aceite.


Con este artículo queremos hacer una llamada de atención a los usuarios de aire comprimido exento de aceite, para que no se centren en el precio a la hora de la elección del compresor, sino en la repercusión que el aceite puede tener en su proceso de producción. Así mismo, queremos advertir también que la clasificación ISO Clase 0 no es suficiente garantía para que el proceso sea 100% exento de aceite.


En la mayoría de los procesos industriales, con la certificación ISO Clase 0 sería suficiente, pero en algunas aplicaciones en la industria farmacéutica, hospitalaria o química, no lo es. En estos casos, es necesario poner barreras adicionales que protejan la línea de aire y eviten una contaminación ambiental o por avería.


La tecnología sigue avanzando y los departamentos de I+D de los fabricantes de compresores no dejan de buscar la solución perfecta en la producción de Aire Comprimido Exento de Aceite.


 

 

RECIBE TODAS LAS NOTICIAS Y NOVEDADES ► SUSCRIBIRSE

  Votar:  
Resultado: 4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos4,5 puntos   31 Votos