Quantcast

¿Desea recibir notificaciones de www.mundocompresor.com?

X
inicio
Twitter  Facebook  Linkedin    Sábado, 13 de julio de 2024
Actualidad
Imprimir

Robótica industrial: qué es, usos y aplicaciones

La robótica industrial es un campo de la ingeniería que se ocupa del diseño y fabricación de robots industriales que automatizan el trabajo.
Robótica industrial

 

La robótica industrial es una de las aplicaciones más extendidas de la robótica, debido a que su uso hoy en día abarca multitud de sectores como el automotriz, electrónica, industria alimentaria, farmacéutica, aeroespacial y otras muchas que necesitan automatizar sus procesos para aumentar su efectividad y reducir costes.

 

Pero la robótica no solo tiene un aspecto fundamental en la industria productiva. Existe un tipo de industria que está en continuo crecimiento y que consiste en la fabricación de esos robots.

 

La robótica industrial forma parte de la automatización industrial y por lo tanto es un elemento necesario de la Industria 4.0.

 

 

Qué hace la robótica industrial

 

La robótica industrial diseña y fabrica robots industriales que permiten automatizar los procesos, realizando tareas repetitivas, complejas o que requieren de un esfuerzo elevado o un proceso peligroso.

 

Los trabajos realizados por un robot, diseñado para ese proceso, aumentan la efectividad y reducen el número de fallos o defectos.

 

 

Cómo elegir un robot industrial

 

La elección de un robot industrial, su ajuste y programación, es un trabajo complejo. Los ingenieros que se encargan de esta selección deben tener en cuenta múltiples factores que pueden influir en dicha elección.

 

Existen múltiples tipos de robots, articulados, cartesianos, colaborativos, etc, pero no todos pueden usarse en cualquier aplicación. Lo primero será el análisis del proceso para el que se va a emplear el robot y en base a ello se seleccionará el grupo y marcas más adecuados.

 

En segundo lugar, hay que analizar la carga útil que el robot debe soportar. En algunos procesos, los robots mueven piezas de gran tamaño o peso.

 

El grado de libertad de movimientos es otro de los aspectos importantes. No es lo mismo un trabajo en el que se realizan operaciones simples como puede ser la carga de pallets, que una operación compleja como el soldado por puntos del chasis de un coche.

 

Dependiendo del proceso que se desarrolle, el robot tendrá que trabajar con una velocidad de proceso, un grado de precisión determinado o un rango de operación, en función de la altura o longitud que tenga que alcanzar.

 

Con todos estos datos analizados, se podrá seleccionar uno o varios modelos. Será entonces cuando habrá que determinar el modelo que mejor se adapte al proceso a realizar, según el peso, tamaño, sistema de frenado, momento de inercia o nivel de seguridad requerido.

 

 

Tipos de robots industriales

 

Es complejo definir con precisión los diferentes tipos de robots porque existen muchas variantes que en sí mismas pueden suponer una definición diferente, pero, de forma general, se pueden considerar los siguientes grupos:

  • Cartesianos
  • Articulados, también conocidos como antropomorfos
  • Cilíndrico
  • Scara
  • Delta
  • Esféricos
 

Existe un tipo de robot que podría estar integrado en los anteriores y que se denomina colaborativo. No se incluye en los grupos anteriores porque, a diferencia de los modelos industriales, este robot se diseña para interactuar con el ser humano en un espacio y trabajo compartido.

 

 

¿Qué es la robótica colaborativa?

 

La robótica colaborativa es una parte de la robótica industrial que aplica una tecnología específica para la realización de procesos en los que los robots trabajan en colaboración con las personas.  

 

Aunque el desarrollo de su diseño está pensado para la realización de trabajos en determinados procesos industriales, su principal premisa es la seguridad de los operarios que trabajan con ellos.

 

Este tipo de robots o cobots son fáciles de usar y en algunos procesos disponen de un software que les permite aprender nuevas acciones.

 

Existe la controversia de si la robótica industrial está reemplazando a las personas. En el caso de los cobots o robots colaborativos no es así porque están diseñados para colaborar con las personas y no para sustituirlas.

 

 

Usos y aplicaciones de los robots industriales

 

Los robots industriales y colaborativos son capaces de realizar casi cualquier tarea. Es difícil destacar ejemplos concretos sin olvidar otros en los que también es posible su uso.

 

Algunos ejemplos son:

 

  • Alimentación. Bien sea a líneas de producción como a maquinaria industrial, como CNC´s o equipos de corte por láser.
  • Empaquetado y paletizado. Trabajo repetitivo en el final de una línea de producción y antes de la entrega del producto. También se usan para lo contrario, despaletizar.
  • Soldadura. Es uno de los procesos más habituales en las imágenes que se toman de los robots industriales.
  • Lijado, pulido, atornillado y pegado. Son procesos típicos de una cadena de producción donde cada robot puede tener una misión diferente.
  • Pintura. La industria del automóvil es un claro ejemplo de este tipo de robots. Integrados en las cabinas de pintura, permiten pintar los chasis y piezas de los vehículos con un grado de precisión y calidad muy elevados.
  • Montaje. Es una aplicación donde un mismo robot puede realizar diferentes funciones, terminando por sí solo una fase del proceso de fabricación de un producto.
  • Pruebas de laboratorio. Gracias a los robots, algunos procesos de análisis de mucha precisión o contagiosos se pueden realizar de una manera rápida y segura.
  • Quirófano. En operaciones delicadas o poco invasivas, los robots son un elemento fundamental que ha permitido a la medicina realizar un gran avance con un alto grado de éxito y una rápida recuperación de los pacientes.

 

 

 

  


 

|   Suscripción gratuita a la newsletter 

 

|   Consultar más Artículos del Área Técnica

 

|   Contacto

 

  Votar:  
Resultado: 5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos5 puntos   3 Votos